Blogia
Victor Rebullida

EXPOSICION 'HIERRO' EN EL ESPACIO 'ESLAB'

EXPOSICION 'HIERRO' EN EL ESPACIO 'ESLAB'

Hace unos días recibí una información de Enrique Lafuente informando sobre la exposición "Hierro" que hay actualmente en el espacio ESLAB (www.eslabshop.com) de la asociación Zarteria en la calle San Vicente de Paúl 47-49 hasta el día 11 de abril. En mi caos organizativo ese correo desapareció de mi bandeja de entrada y olvidé colgar aquí la noticia que ahora veo aparecer en distintos medios de prensa.

Diego Guillén Ligori escribió esto en Aragón Digital:

 

 

“Zaragoza es una ciudad que tiene muchas posibilidades y le faltaba vida”, asegura la diseñadora de moda Mercedes Marco. Por eso, un grupo de creativos aragoneses decidió asociarse hace unos meses y fundar Zarteria. “Y, aunque suene un poco pretencioso, queremos ser un referente del diseño, la cultura y el ocio de esta ciudad y de Aragón”, subraya el también diseñador Enrique Lafuente.

Coincidiendo con las fiestas del Pilar, en octubre inauguraron Eslab en la calle de San Vicente de Paúl de Zaragoza, el buque insignia de la asociación. Bautizado inicialmente como LaFabriqué aglutina en cerca de 250 metros cuadrados una zona expositiva, otra de conversación y ocio, otra de gourmet, otra de laboratorio comercial y la última de taller. Cinco espacios que definen la razón de ser de Zarteria y su carta de presentación a la sociedad zaragozana.

“El nombre de Zarteria simboliza muy bien lo que queríamos decir: creativos de diferentes disciplinas trabajando por un proyecto común. Así, unimos Zaragoza con una iniciativa que articula y que tiene que ser un flujo constante, como una arteria”, explica Lafuente, quien puntualiza el objetivo básico de la asociación y también empresa: “Tratar de acoger proyectos multidisciplinares en el campo del diseño, tanto de creativos emergentes como de creativos con un cierto peso, para que salgan ideas frescas, realizables y distribuibles”. Si fueran sólo asociación podría confundirse con una ONG de creativos poco serios, así que decidieron también formar una sociedad limitada y empezar a promover proyectos.

Aunque el espacio de la calle de San Vicente de Paúl se dio a conocer para el Pilar con la exposición “Baturro bizarro”, tras las fiestas tuvo que cerrarse porque estaba incompleto. Hace poco más de un mes volvió a abrir y ya han empezado a distribuir los productos de los propios asociados. “Todavía no hemos empezado a acometer proyectos de gente de fuera, porque darse a conocer lleva su tiempo. Y, además, que los empresarios de esta ciudad confíen en los creativos tampoco es fácil”, puntualiza Lafuente.

Por otro lado, han tenido que vencer el miedo y la curiosidad de muchos vecinos que no entendían muy bien de qué iba el espacio. Muchos pensaban que era una galería de arte, puesto que durante el Pilar básicamente estaba acondicionada la zona expositiva con una muestra sobre el costumbrismo aragonés. “Fue una carta de presentación simpática y sin ninguna pretensión. Todavía nos queda mucho por hacer, pero la gente nos está acogiendo con interés”, explica Lafuente. Poco a poco están consiguiendo que LaFabriqué sea considerada como el centro donde se aglutinen todas las especialidades del diseño.

Subvención municipal

Incluso instituciones como la Cámara de Comercio o el Ayuntamiento de Zaragoza (ha invertido en Zarteria 30.000 euros a través de Zaragoza Dinámica para acciones de promoción) vieron con buenos ojos el proyecto de la asociación de creativos emergentes, en la que ya empezaban a participar creativos textiles, publicitarios y gráficos. “A Zaragoza le faltaba un centro con diversos creativos para que pudieran promover proyectos en los que tuviera algo que decir tanto un textil como un gráfico, un decorador… Veíamos que fuera de aquí ya empezaba a resolverse ese problema y pensamos que ya era hora de que alguien en esta ciudad pusiera su granito de arena para recuperar los veinte años de retraso que sufre Zaragoza”, comenta Lafuente.

Eslab también tiene una tienda para poder probar el producto

Así nació Zarteria. Viendo que las instituciones apoyaban la idea incluso de que ese espacio estuviera en el mercado de San Vicente de Paúl, pero que no daban ningún paso más, “tratamos de resolverlo por nuestros medios”, subraya Lafuente. Y añade: “Buscamos un local en el entorno del mercado porque seguimos apostando por él, fundamos la asociación y nos juntamos nueve creativos: tres diseñadores industriales (Justo Peña, Fernando Martínez y Ana Malandía, de Activa), dos textiles (Enrique Lafuente y Mercedes Marco), uno plástico (Benito Gale), dos decoradores (Fernando Bardavío y Luciano Viscione, de AD3) y un jefe de producto (Alberto Sin). Y no nos quedó más remedio que meternos en un crédito muy fuerte y avalarlo con nuestros propios negocios”.

Gracias a esa inversión inicial, Zarteria ha echado a andar permitiendo que los creativos emergentes que quieran colaborar con ellos no tengan que invertir demasiado y puedan probar su producto con ellos. “Queremos que nos traigan sus productos y con nuestra experiencia poder decirles hasta dónde puede llegar y poder probarlo -explica Lafuente-. Además de decirles qué cambios deberían de hacer al producto en estilo, precio, materiales… para que pueda distribuirse y que la gente lo compre. Nosotros también hemos modificado nuestras creaciones y es lo primero que queremos transmitir a los que están empezando. Aunque también nos interesa que la gente se asocie y que se integren en nuestro proyecto”.

Precisamente conversar es una de las apuestas de la asociación y por eso existe un espacio de conversación y ocio en LaFabriqué. De la misma forma que Zarteria nació de reuniones entre creativos que querían mejorar Zaragoza, los nuevos proyectos pueden gestarse tomando un café. Tras esas charlas, el producto puede hacerse (taller), exponerse, probarse (zona de gourmet con productos de calidad, ahora mismo sólo aragoneses) o venderse (tienda).

Todas las exposiciones que se organicen tendrán un componente cultural, artístico y artesanal asociado al diseño, y podrán ser individuales o colectivas, zaragozanas o extranjeras. Durante las últimas semanas, se han exhibido productos realizados con material reciclado como bolsos tejidos con decenas de envoltorios de caramelos o lámparas hechas con vasos o botellas de plástico, por ejemplo. Actualmente, puede verse una exposición sobre el mundo del hierro y, posteriormente, se mostrará la obra de un artista de interiores que realiza esculturas con fibra de vidrio.

El taller, aunque nace con la misión de convertirse en el espacio donde se realicen los productos, actualmente es la sede de una microempresa de dos chicas que participaron en el taller Inserta de la Fundación Federico Ozanam, con quien Zarteria ha firmado un convenio para facilitar la inserción al mercado de trabajo.

Lafuente y Marco en la zona de taller

Concurso de souvenirs

Entre las iniciativas que ya han puesto en marcha de Zarteria sorprende el primer certamen de souvenir alternativo. “Sabíamos que había todo un mundo intocable en esta ciudad al que nadie
se atrevía a dar una vuelta de tuerca. Y corrimos el riesgo”, confiesa Lafuente. Sin embargo, el premio quedó desierto. “Quisimos hacerlo tan bien y en tan poco tiempo -continúa- que las bases eran muy restringidas”.

Sin embargo, todavía recuerdan cuatro o cinco proyectos interesantes, como los que jugaban con el cierzo como producto de souvenir y lo vendían envasado en una lata, una Pilarica desmontable en metraquilato, o un “do it yourself” del cachirulo, por ejemplo. “Y queremos continuar con esta iniciativa porque el mundo del souvenir da mucho de sí, así que en mayo empezaremos la convocatoria para que la gente tenga tiempo. No será tan restringida, queremos que sea más un concurso de ideas con las que poder hacer una exposición o incluso probar una de esas ideas”, comenta Mercedes Marco.

Uno de los souvenirs tradicionales son las frutas de Aragón y precisamente podrían convertirse en uno de los primeros proyectos de Zarteria, que ya ha iniciado los contactos con algunas empresas para tratar de modernizarlas. “A las empresas hay que darles mucha profesionalidad y hablar su propio lenguaje. Es complicado ir como creativo y venderles algo nuevo cuando lo que tienen ya les funciona”, advierte Lafuente.

Dentro de doce meses, Zarteria confía en tener varias marcas en el mercado, colaboraciones con creativos de otros países, un calendario de actividades con cursos, exposiciones… y consolidarse como el espacio abierto que pretende ser de una nueva Zaragoza. “Zaragoza es una ciudad que está por explotar y está cambiando porque demanda el cambio, no porque ya sea hora. Ya no estamos encerraditos en casa, la gente viaja y se da cuenta de que su ciudad se está quedando atrás y demanda un cambio”, aclara Marco. La Expo 2008 está contribuyendo a esa modernización fulminante, pero Zarteria pretende ser el motor cultural y creativo, y ayudar a los más jóvenes a quitarles las piedras del camino.

 

A su vez, Adriana Oliveros escribía en El Periódico de Aragón respecto a la nueva exposición:

 

Organizaron una inusual perfomance que cruzó el puente de Hierro de Zaragoza y actuando como anunciadores de la fiesta que se avecinaba demostraron que el diseño también tiene imán. Bailarines en un montaje de Ana Continente y compañía para el prólogo de una nueva exposición de Eslab, plataforma para 30 talentos de la moda, el arte, la decoración y la creación en general que abre sus puertas desde octubre en San Vicente de Paúl. Decenas de personas se sumaron a la cita, dispuestos a escuchar música alternativa y a observar las propuestas de artistas varios inspiradas en el hierro. Metal ancestral e ideas modernas, de las que disfrutaron una larga lista de invitados, desde los diseñadores Isidro Ferrer y Carlos Maturén, a Vicente Moreno, de Fundación Ozanam, que también mantiene una línea de colaboración y de inserción laboral gracias al taller textil de Eslab.

Muchos de los creativos de este colectivo --que integra asimismo al de Zarteria-- apoyaron el encuentro, que se llenó hasta la bandera. Diseñadores como Enrique Lafuente o Mercedes Marco (Lasanta), escultores como José Azul --que también expone estos días en Utebo--, decoradores como Fernando Bardavío y Luciano Viscione, Justo Peña, coordinador de la idea... Y también Noelia di Marco, con sus pulseras-tenedor, Marcos Serrano, Félix Peláez, Rubén Rubio Aza, Jorge Beltrán, César Villa, Benito Galé o Eva, camino de popularizar con su Carita Bonita el verbo de "bonitizar" (o embellecer prendas). Gracias a la exposición, Eslab pudo mostrar también sus encantos: una zona de gourmet, tienda donde se venden los diseños de moda de estos aragoneses, taller textil y mucho más. Porque ellos creen en la cultura, el ocio y el diseño. Y, al parecer, su fórmula tiene imán.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres